Un camino lleno de sentidos

Un peregrino invidente brasileño llegó ayer al Cabo Fisterra acompañado de su guía

c21n6097-peregrino-invidenteEn el horizonte del Cabo Finisterre, una nube comenzó a descargar una cortina de agua en el Atlántico. En las rocas próximas a la vaca que advirtió a los barcos no podían ver la costa peligro en la niebla, descansó José Vicente de Paula y Ricardo Carvajal, los peregrinos de Sao Paulo el domingo llegaron a Compostela desde atrás Finisterre completar el Camino Inglés. Cambiando la humedad en el aire, imposible para muchos de percibir, José Vicente conocía la lluvia caía a pesar de que ha pasado más de quince años en la oscuridad. Este funcionario brasileño realizado durante la semana pasada el Camino de la mano de Ricardo, su orientación y, en gran medida, “culpable” de la aventura.

El año pasado, en medio de la soledad de la meseta al tiempo que la ruta de peregrinación, Ricardo, militares de la marina, que se refleja en la forma en que la experiencia sería dar paso a una persona ciega. Volver a Brasil, se reunió el trabajo de Amigos de los resultados, la asociación creada por José Vicente, que trabaja para la integración social de las personas con discapacidad visual, y se ofreció a volver a Galicia con él para hacer el Camino Inglés. Paula aceptó inmediatamente.


El 8 de este mes llegó a Ferrol y puesto en marcha. Ricardo era los ojos de José, pero José era el olfato, el tacto y Ricardo de la audición. Una de ellas fue la guía de la otra. “Lo conduje por el brazo, pero él iba a decirme todo lo que perciban”, dice Carvajal. Joseph empieza a enumerar, inmediatamente después, todas esas sensaciones. Durante la etapa entre Negreira y Olveiroa, “me sentí el olor del ganado, estiércol y silos”, algo que de otro modo habría pasado desapercibido por su compañero. “Gracias a José, que disfrutaron de una manera completa de los sentidos, me di cuenta de cosas que de otro modo no se sentiría.”


Además del olor del ganado, Joseph estaba encantada con muchas otras sensaciones. “Me gustó mucho la forma en que las secciones eran de piedra, que era como una vía auténtica, mucho mejor que el asfalto”. Durante largos períodos, incluso dejar ir de la mano de Ricardo, y caminamos solamente, tomando como referencia la traza auditiva de los otros peregrinos.


En otro momento, Ricardo refutado cuando dijo que fue puesto en un impermeable, ya que iba a llover. “Estábamos caminando y vimos una nube bastante oscuro en la distancia. Dije toman refugio, pero respondió que le habían asegurado, que no iba a llover. Y lo era. Pasó una hora y ni siquiera una gota cayó “, recuerda Ricardo reír.


José había problemas de visión desde una edad temprana. El perdido gradualmente hasta más de una década, el mundo será definitivamente fundido a negro. Pero en su interior todavía había mucha luz. Seguido trabajando en el Departamento de Defensa Civil del Estado de Sao Paulo. Hace gran parte de su trabajo a través de la radio, con tantos colegas han establecido una relación basada en el contacto de sonido. “Después de veinte años, me encontré con un colega y estaba muy sorprendido cuando vio que yo era ciego. Le pregunté: ‘que alguna vez se dieron en cualquier información errónea?’ ‘. Obviamente, no se había equivocado.


Desde Amigos de Resultados, José Vicente trata de hacer que la gente como él disfrutan de la vida tan llena. Organizado senderismo, visitas a museos, películas, conciertos, ópera, danza, etc. Pablo explica que Brasil ha hecho grandes progresos en la integración de las personas ciegas. “El año pasado visité los EE.UU. y no había mucho más complicado. En Sao Paulo, por ejemplo, líneas de transporte público con el personal que se dedican casi exclusivamente a servir a las personas con discapacidad “. En este momento, amigos para los resultados ha hecho un hueco en la vida cotidiana de los paulistas. En los días previos a los juegos de Río, José Vicente comportó durante un tramo de la ruta olímpica pasa a través de Sao Paulo.


Antes de embarcarse en la última etapa de Muxía, llegado al fin del mundo. La fatiga ya había hecho alguna impresión, por lo que tenían previsto tomar el autobús a la ciudad y terminó Muxí pie de la embarcación. Al acercarse al promontorio Nerio, Joseph estaba describiendo lo que sentía por él. “He oído las gaviotas alrededor, pero el mar se ve como algo lejano, ¿verdad? Hay playa o acantilados? “. Ricardo respondería. “Es que somos bastante alto. Hay muchas rocas en el medio “. El ciego le dijo que era “el fin de la tierra y el comienzo del cielo.”

Imagen: José Manuel Casal.

Fuente: La Voz de Galicia.