Hoy miércoles han llegado a Santiago 51 Peregrinos

Hoy miércoles han llegado a Santiago 51 Peregrinos.

Y entre ellos 2 peregrinos de Granada, enhorabuena!!!

Tiempo despejado, con intervalos nubosos y con 1 grado de temperatura.

Buenas noches y buen Camino

De peregrinaje a Poio para ganar el jubileo

El próximo Año Santo se conmemorará en el 2021, momento en que todos los católicos que acudan a la catedral de Santiago recibirán la indulgencia plenaria de sus pecados por el conocido como jubileo compostelano. Sin embargo, los peregrinos de camino a la capital de Galicia no tienen por qué esperar tres años para ver cómo expían sus pecados. Desde hace apenas unos días, desde el 17 de enero, basta con peregrinar hasta el monasterio de Poio para recibir el jubileo.

El Papa Francisco ha querido festejar los ocho siglos de historia de la orden de la Merced convocando un jubileo extraordinario que se extenderá hasta el 17 de enero del 2019, de tal modo que el próximo 24 de febrero se celebrará en la iglesia del monasterio de Poio una inauguración solemne. «Para toda la Iglesia es una alegría que una orden como la Merced, con carisma redentor, cumpla ochocientos años y se le haya concedido este año jubilar», remarcó José Anido Rodríguez.

Natural de Ferrol, está ultimando todos los detalles del amplio programa de actividades que se desarrollarán en los próximos meses y que tendrán en el monasterio de Poio uno de los puntos neurálgicos. En principio, se espera que el año jubilar contribuya a multiplicar el número de peregrinos que anualmente transitan por este municipio pontevedrés camino de Santiago.

También se aguarda una amplia ocupación de la hospedería, dado que el monasterio acogerá distintos encuentros, como pueden ser el de antiguos mercedarios, el de las distintas ordenes terceras o terciarias de toda Galicia, o, incluso, un gran festival de jóvenes.

En todo caso, y al margen de peregrinar a Poio, para ganar la indulgencia plenaria será preciso cumplir tres requisitos. Por un lado, realizar el sacramento de la confesión; por otro, la comunión eucarística; y, ya por último, orar por las intenciones del Papa. En este punto, José Anido remarca que «el año jubilar es un tiempo de misericordia, un tiempo especial que se abre para poder encontrar la reconciliación con el señor», de tal modo que «se concede la indulgencia plenaria. Sabemos que en la muerte hay un proceso de purificación en presencia del señor y las indulgencias ayudan a ese proceso».

De igual modo, Julian Barrio, arzobispo de Santiago, destacó que este año jubilar es «una llamada a la conversión, a renovar la fe y la esperanza que va más allá del simple optimismo». Es por ello que, además de cumplir con estos tres pasos, se exhorta a los fieles a llevar a cabo una peregrinación a los templos mercedarios, caso del monasterio de Poio, en la medida de las posibilidades de cada persona.

Pero, ¿qué se conmemora con este año jubilar? La respuesta, en palabras de Anido Rodríguez: «La tradición nos cuenta que el 10 de agosto de 1218 en la ciudad de Barcelona, nuestro fundador, san Pedro Nolasco, recibió el hábito de manos del obispo Berenguer de Palou, del rey Jaime I y con la intervención o el consejo de san Raimundo de Peñafort, el gran jurista medieval». Ochocientos años después de que aquella fecha, el monasterio de Poio se erige en uno de los templos donde los católicos de todo el mundo pueden redimirse de los pecados.

Imagen: Biblioteca del Monasterio de Poio.
Fuente: La Voz de Galicia.

Hospitaleros: los ángeles del Camino de Santiago

Son las personas que ayudan, atienden, cuidan y acogen en el Camino de Santiago. Sin ellos, la peregrinación a Santiago sería impracticable. Y la experiencia inolvidable que se llevan los peregrinos, imposible. Son los hospitaleros, unos auténticos ángeles de la guarda del Camino.

Dando a conocer su figura ponemos punto y final a la iniciativa Los Valores del Camino en 12 Meses que durante el último año hemos llevado a cabo desde El Camino con Correos e iPeregrinos. Y qué mejor forma de hacerlo que hablando con algunos de ellos y contando sus vivencias, experiencias y anécdotas como hospitaleros.

Más de una década lleva Ángel Herranz prestando acogida en el Camino de Santiago. Es uno de los muchos Hospitaleros Voluntarios que cada año reciben a los peregrinos en alguno de los albergues parroquiales y municipales presentes en el Camino. Su trabajo es diario, constante y no remunerado. Aunque como nos explica Ángel, “la dedicación es altruista económicamente hablando pero egoísta desde el punto de vista emocional”.

Ángel llegó a ser hospitalero por casualidad. Se fue un viernes a Grañón pensando que iba a hacer un curso de cocina. Y salió de allí un domingo convertido en hospitalero. Un albergue de Nájera fue su primer destino. Y tras 15 días codo a codo con peregrinos y compañeros, quedó unido de por vida a la hospitalidad.

Requisitos del Hospitalero Voluntario

La hospitalidad es muy gratificante pero también muy exigente. Por eso le preguntamos a Ángel qué hay que tener para ser un hospitalero voluntario. “Nosotros establecemos tres requisitos: haber hecho la peregrinación a Santiago, querer dedicar tiempo y capacidades de modo altruista a la acogida y realizar un breve cursillo organizado por la Federación de Asociación de Amigos del Camino de Santiago”, nos explica.

El propio Ángel es también formador y destaca la necesidad de que todos pasen por esa experiencia. “El papel de hospitalero voluntario suele ser un trabajo duro y nada parecido a unas vacaciones alternativas. Y la gente debe saberlo”, asegura. “La mayoría de personas que da el paso y decide convertirse en hospitalero voluntario busca devolver al Camino lo que el Camino le dio”, añade Ángel, quien no obstante, nos cuenta que hay gente que queda enamorado de la hospitalidad para toda la vida. Pero también hay gente que tras su primera experiencia no vuelve.

Ángel Herranz nos da las claves para una perfecta hospitalidad. Y es que además de las labores diarias en el albergue, este veterano nos recuerda que el hospitalero debe atender a los peregrinos y complementar a sus compañeros. “No solo es la higiene, la comida o la resolución de dudas. Hay que crear un entorno o un clima que favorezca la acogida”, asegura. Hecho esto, todo lo demás va fluido. “Tú puedes no saber idiomas y no entender a alguien, que siempre aparece una persona dispuesta a traducir o ayudar. En los albergues se produce una magia que no se da en otro sitio”, asegura.

Por último, Ángel tiene claro cuál es el hospitalero perfecto: “Aquel que atiende a todos los peregrinos pero hace que cada uno se sienta único y especial. Y, sobre todo, aquel al que los peregrinos se llevan en el recuerdo pero no saben su nombre”.

Ayuda al peregrino

Los voluntarios no son los únicos que ofrecen hospitalidad en el Camino de Santiago. En los albergues privados, a pesar de que sí hay una remuneración económica, la acogida también es clave. Un buen ejemplo es Celestino Alonso, propietario junto a su mujer del Albergue El Cántaro de Navarrete, un pueblo a 12 kilómetros deLogroño.

Catorce años lleva este matrimonio al frente del albergue por el pasan cerca de 4.500 peregrinos al año. Y en todo este tiempo Celestino ha aprendido que la ayuda al peregrino es su pilar fundamental. “Estamos aquí para atenderlos, para resolver sus dudas, incluso para charlar con ellos”, nos cuenta. Una función que, por supuesto, hay que compaginar con el mantenimiento del establecimiento.

Para Celestino una de las cosas más fascinantes de ser hospitalero es la oportunidad que te ofrece para conocer gente muy distinta, de reunir en la misma mesa a personas que en otras circunstancias nunca se sentarían juntas a charlar.

Pese a todo, Celestino cree que ese espíritu de camaradería, esencial del Camino se está perdiendo un poco. “Antes, la relación con el hospitalero era más intensa. Incluso entre los propios peregrinos. Ahora son un poco más individualistas y solo hacen caso al móvil”, nos cuenta entre risas. Pese a todo, Celestino tiene claro que su vida es el Camino y la hospitalidad. Por eso invita a todo el mundo a vivir esa experiencia.

Imagen: Hospitalidad en el Camino.
Fuente: CORREOS e iPeregrinos.

Hoy viernes han llegado a Santiago 52 Peregrinos

Hoy viernes han llegado a Santiago 52 Peregrinos.

Tiempo parcialmente nublado y con una temperatura de 3 grados.

Buenas noches, buen Camino y feliz fin de semana.

Y ojo con las nevadas!!!!

Imagen desde el Albergue de Peregrinos de O Cebreiro.

Bayona crea una nueva senda peatonal del Camino de Santiago

El Camino de Santiago por la costa a su paso por la localidad de Baiona contará a partir de este verano con una nueva senda peatonal de un kilómetro de longitud y dos kilómetros y medio de largo en el municipio de Baredo, además de un mirador en Monte Alto que permitirá disfrutar del paisaje en la zona. De esta forma, la población de Bayona crea una nueva senda peatonal del Camino de Santiago, gracias a una actuación que costará cerca de 381.022 euros y que serán financiados al 80% por la Diputación de Pontevedra y al 20% por el Concello de Baiona (Pontevedra).

Durante el tiempo que duren las obras, la velocidad de los coches estará limitada a 30 kilómetros por hora y se instalarán reductores físicos para regular el tráfico de vehículos en dicha zona. Asimismo, se habilitarán unos bancos en el mirador de Monte Alto para poder disfrutar del paisaje desde una altura de cien metros sobre el nivel del mar, con vistas a la bahía y a las Islas Cíes de Galicia.

El Concello de Baiona y la Diputación de Pontevedra ya han firmado el convenio y en los próximos días se licitarán las obras que se iniciarán en verano si los trámites administrativos se realizan según las previsiones. El plazo de ejecución previsto para las obras será de tres meses una vez que la actuación sea adjudicada.

Por último, el diputado de Movilidad, Uxío Benítez, ha destacado que actualmente las carreteras provinciales EP-2202 y EP-2203 que coinciden con el Camino de Bayona a Santiago por la costa, tienen un diseño pensado para los vehículos, por lo que se ha apostado también por habilitar un espacio reservado a los peatones y las bicicletas con el objetivo de fomentar la convivencia entre la movilidad de los peatones, vecinos y otros medios de transporte.

Imagen: Una muestra del nuevo vial
Fuente: Camino.gal