Los peregrinos del Hespérides realizan un acto jacobeo en Buenos Aires en compañía del cuerpo diplomático español, autoridades y Asociación Argentina:

20160326Antartida Tal y como estaba previsto, y suele acontecer cada vez que el BIO Hespérides inicia la singladura de retorno a España desde la Antártida, tras desarrollar su campaña anual de investigación y de apoyo logístico a las beses antárticas españolas ‘Gabriel de Castila’ (a cargo del Ejército de Tierra de España y enclavada en Isla Decepción) y ‘Juan Carlos I’ (a cargo del Consejo Superior de Investigaciones Científicas y enclavada en Isla Livingston), el buque amarró en el puerto de Buenos Aires el pasado domingo 20 de marzo para aquí permanecer casi una semana y aprovisionarse (pues aún le queda un mes de navegación hasta España)

Sin embargo esta vez la entrada en el puerto bonaerense, además de la habitual parada técnica, tiene un novedoso sentido jacobeo para la dotación del Hespérides y científicos, técnicos y militares que viajan en el buque, pues tuvieron la oportunidad de erigir el domingo 27 de diciembre 2015 en la Antártida una señal jacobea marcando la dirección y distancia hasta Santiago de Compostela (14.075 km) desde la BAE Gabriel de Castilla en Isla Decepción y el 28 de febrero, al término de la actual Campaña Antártica, iniciar la ‘I Peregrinación Jacobea desde la Antártida’ e inaugurar el denominado ‘Camino Jacobeo Antártico’, a iniciativa de la Federación Española de Asociaciones de Amigos del Camino de Santiago y del Instituto Geográfico Español.

20160326Antartida2Así pues los jefes, oficiales y tripulación del buque de la Armada Española, más los científico, técnicos y jefes, oficiales y tropa del Ejército de Tierra, en su condición personal y voluntaria de poder ser peregrinos de esta nueva ruta jacobea, ya realizaron el pasado 6 de marzo un acto jacobeo en Usuhaia, consistente en una ofrenda floral en un cruceiro gallego erigido en 1996 frente al puerto marítimo y en el descubrimiento de una placa alusiva al recién inaugurado ‘Camino Jacobeo Antártico’, aprovechando que el buque oceanográfico debía hacer escala para que el cuerpo principal de científicos y militares tomarán un vuelo con dirección a España (y rápidamente pudieran reincorporarse a sus universidades y destacamentos militares donde comenzar a estudiar cuanto antes el resultado de sus investigaciones antárticas de esta campaña).

Y ahora, en la segunda escala que el BIO Hespérides realiza en Argentina, estos pioneros peregrinos antárticos (también conocidos como ‘pingüirinos’), han aprovechado su estancia en Buenos Aires para participar en un segundo acto jacobeo: acogida y bendición a los peregrinos, que tuvo lugar en la iglesia parroquial de San Ignacio de Loyola, en la capital argentina, y se ha desarrollado en la mañana de este martes 22 de marzo, cuando una comitiva del ‘Hespérides’ peregrinó desde la dársena norte del puerto hasta la iglesia ignaciana portando el banderín de la peregrinación antártica jacobea.

En el templo, que es uno de los más antiguos de Buenos Aires, y ante el retablo del Apóstol Santiago, que mandaron construir emigrantes gallegos, se realizó el acto de acogida con la presencia del embajador de España, Estanislao de Grandes Pascual, y el cónsul de España en Buenos Aires, Rafael Tormo, encabezando la comitiva diplomática española. Allí, también estuvieron presentes autoridades argentinas y representantes de la Asociación Amigos del Camino de Santiago de Compostela de Argentina, autoridades del buque y parte de su tripulación.

El director del Museo de la Escuela Argentina de la Marina Mercante, capitán Horacio Vázquez, inauguró la ceremonia dando la bienvenida a los presentes y destacando el papel de los colectivos gallegos en la ciudad desde su fundación. Seguidamente, el cura párroco bendijo a los peregrinos y declaró inaugurada en Buenos Aires la segunda parada del Camino Antártico a Santiago de Compostela. Luego de depositar una ofrenda floral ante el Apóstol, el capitán de Fragata, comandante del ‘Hespérides’, Julio Albaladejo López, y el embajador de España se refirieron a la actividad que se desarrolla en la base española en la Antártida ‘Gabriel de Castilla’.

20160326Antartida3

Asimismo, ambos coincidieron en valorar la actividad que despliega, año a año, el buque oceanográfico llevando provisiones a la base y como escenario de numerosas investigaciones científicas; así como la importancia del Camino de Santiago, declarado en 1993 Patrimonio de la Humanidad por la Unesco y antes, en 1987, ‘Primer Itinerario Cultural’ por el Consejo de Europa.

Al cierre de la ceremonia, el presidente de la Asociación de Amigos del Camino de Santiago de Argentina selló las ‘Credenciales de Peregrino’ de los participantes, atestiguando su paso por la ciudad y el puerto capitalinos.

El jueves de esta semana, día 24 de marzo, el buque emprendió su regreso a España, donde finalizará su singladura antártica jacobea a mediados del próximo mes de abril en el Arsenal Militar del puerto de Cartagena (España), donde el Hespérides tiene su base, pero minutos antes de atracar en el muelle, a la que navega frente a la playa de Santiago del barrio de Santa Lucía, está previsto que suene la bocina del buque como acto de homenaje y señal de respeto, pues una secular tradición local que se hunde en la noche de los tiempos asegura que allí desembarcó el apóstol Santiago el Mayor en una de sus arrivadas a Hispania para proclamar el Evangelio. Simbólico homenaje sonoro que desde el buque se rendirá al Apóstol momentos antes que toda la tripulación ya se prepare para la maniobra final de atraque, mientras en el muelle les aguardan impacientes y nerviosos sus familiares aplaudiendo y dando vítores.

A pesar del largo mes de navegación desde que iniciaron la singladura de retorno desde Isla Decepción el 28 de febrero, e incluso los más de cinco desde que el 6 del pasado noviembre partieron rumbo a la Antártida, la tripulación del Hespérides apenas disfrutarán de algunos días de descanso en Cartagena, pues en breve zarpará el Hespérides rumbo al archipiélago Balear para labores de vigilancia marítima, no regresando a su base de Cartagena hasta el mes de junio. Y, si todo sale según lo planeado, la parte terrestre de la ‘I Peregrinación Jacobea desde la Antártida llegará a Santiago de Compostela bien mediado el mes de junio, donde los peregrinos ‘pingüirinos’ asistirán a la Misa del Peregrino en la Catedral de Santiago, harán entrega al arzobispo de Santiago del banderín de la ‘I Peregrinación Jacobea de la Antártida’ que ha ondeado en Isla Decepción, y ya podrán cumplir con el tradicional abrazo al Santo y orar ante su sepulcro.

El corresponsal en Buenos Aires de la agencia de noticias EFE, Cris Terceiro, ha cubierto para sus medios afiliados el acto jacobeo en la iglesia de San Ignacio, y ha tenido la feliz idea preguntar a diferentes miembros de la tripulación sobre sus ‘sensaciones’ jacobeas, y estas son algunas de sus respuestas:
• “Inicialmente era solamente poner un cartel y luego, poco a poco, se ha visto que (la peregrinación) a todo el mundo le ilusiona mucho y ha ido evolucionando”, explicó el capitán de fragata y comandante del Hespérides, Julio Albaladejo.
• “Tan lejos de casa, poder hacer algo así la verdad es que es impresionante, uno se siente mucho más cerca de casa”, explicó el cabo José Antonio Platas, para quien solo con la idea de haberlo comenzado “en el fin del mundo”, ya es “algo especial”.
• “Sentimos más el camino”, asegura Santiago Muras, otro gallego de la dotación del buque y uno de los veteranos a bordo, pues es el único miembro de la tripulación que ha bajado “más de 100 veces al Drake”, la zona con la climatología más extrema del mundo.
• “El Camino de Santiago no lo he hecho nunca, y ahora aprovecho para hacerlo desde la Antártida, nada más y nada menos”, señala por su parte el sargento de Comunicaciones, Rubén Peón.

Imagen: Diversos momentos del acto / Hespérides; As. Argentina; Efe.
Fuente: BIO Hespérides; As. Argentina; Crónicas de la Inmigración; Agencia Efe.